performance de cuneta al TEM

CASA
CANTADA

Acción vocal/Vídeo
Alba Murcia, 2020

Forma parte de la exposición “Cultura Online #CMCVaCasa”
en el Centre del Carme (Valencia, 2020)

Organiza: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

El que canta su mal espanta. El mal que acecha nos obliga a aguardar en el hogar el paso del tiempo y el encuentro de solución. El encierro en casa, si es que acaso la tenemos, si es que habitamos la nuestra o solo estábamos de paso, el retiro en el hogar si es que podemos considerarlo como tal.

Y aquí, enmarcados por nuestras paredes, ventanas y puertas, son muchos los males que nos visitan. Virus eternos y universales. Virus pesados como siglos. Sin vacuna para el mal de amores, sin vacuna para el duelo y la pérdida, sin vacuna contra el abuso, sin vacuna contra el daño, sin vacuna contra la soledad, sin vacuna contra la ansiedad, la depresión o el abatimiento. Sin vacuna contra el cansancio o el insomnio, sin vacuna contra la oscuridad de uno mismo y su pasado, sin vacuna contra el miedo al futuro que nos espera cuando crucemos de nuevo el umbral de nuestra puerta.

Por ello se canta. Para utilizar la voz como vacuna. Cantar a la casa como totem salvador y purificante. Dar sonido al grifo, al armario, al espejo o a la silla. Comunicarnos con nuestros objetos cotidianos como quien pertenece a una familia numerosa y multicultural. Les cantamos para sentirnos menos solos, para protegernos de estos virus universales de la mente, por hastío, aburrimiento o por la simple y llana necesidad de hacer algo con nuestro tiempo encapsulado.

Ver la obra